¡¡¡Felices Fiestas!!!…y un cuento de Navidad.

 

Feliz NavidadAhora que se acerca la Navidad y que suele ser un momento para reflexionar sobre lo vivido y lo no vivido en este último año, no puedo (ni quiero) evitar acordarme de todos vosotros/as y desearos unas Felices Fiestas y que el año que pronto empezará supere con creces al que termina.

Los que me conocéis sabréis la importancia que doy a las historias, así que no perderé la oportunidad de regalaros un cuento de Navidad como muestra de respeto y reconocimiento por lo que aprendo de vosotros cada día.

Ahí os los dejo:

Cuentan que había una vez un zapatero muy pobre, muy pobre, que trabajaba día y noche para sacar adelante su hogar. Su mujer no tenía trabajo y no tenían hijos. Eran tiempos de crisis, así que el zapatero cada vez vendía menos zapatos. Para colmo se acercaba la Navidad y hacía frío, y aquel pobre zapatero se quedó sin dinero para comprar un poco de cuero y seguir trabajando. 

La relación entre la comida y las emociones

imagesNuestros hábitos constituyen una parte muy importante de nuestra forma de alimentarnos y  cuando nuestro cerebro empieza a solicitarnos cosas, el cuerpo le sigue el juego de manera muy rápida.

 

Fíjate, por ejemplo, en lo que pasa esos días en que estamos especialmente ansiosos o deprimidos. Cuando estamos ansiosos, nuestro corazón va más rápido, nuestros músculos están en tensión, nuestro cerebro trabaja más deprisa… Tómate un momento para pensar en la cantidad de energía que precisa nuestro cuerpo para mantener esa ansiedad… Efectivamente, el cuerpo necesita mucha energía para mantener ese estado de activación. Si pasas por un periodo de ansiedad especialmente prolongado, ese consumo continuado de energía será también prolongado y el cerebro reclamará al cuerpo que nuevos aportes de energía que le ayuden a recargar las “baterías”. ¿De dónde sacamos normalmente la energía para seguir funcionando? Vuelves a tener razón: de la comida.

Nueva conferencia “Cómo conseguir que nuestra ayuda sea efectiva” en Tarragona

 

índiceComo seres humanos que somos, tendemos a relacionarnos con otros seres humanos mediante acciones comunicativas que tienen como función llevar a término esta interacción. A menudo, personas que son importantes para nosotros se nos acercan a para compartir determinadas situaciones desagradables que les han ocurrido. A veces, también, podemos quedarnos bloqueados y no saber cómo reaccionar.

Supongamos, por ejemplo, las siguientes situaciones:

–          Nuestra mejor amiga comparte con nosotros que está desesperada porque ha descubierto que su marido ha estado llevando una vida paralela con otra persona. ¿Cómo podemos gestionarlo para resultarle de ayuda?

–          Tenemos que comunicarle a nuestros hijos que nos vamos a separar. ¿Podemos hacerlo disminuyendo las probabilidades de que se traumaticen?

El aprendizaje de las desgracias que nos regala la vida

 

111Con frecuencia  no podemos elegir el momento en que las desgracias llegan a nuestra vida. En un momento estamos tranquilos (quizás no felices, pero la felicidad está sobrevalorada) y, aparentemente sin ninguna razón, pasa algo que de algún modo enturbia este estado de placidez y convierte nuestra piscina en un tsunami. Cuando eso ocurre, nos solemos sentir, en un primer momento, aturdidos. Es como si la base sobre la que sustentamos nuestra vida de pronto se tambaleara y, aquello que dábamos por sentado hace un momento, hubiera dejado de existir o se hubiese transformado en algo totalmente distinto.

Algunas personas, en esa situación, podrían tener la tentación de replegarse en sí mismas, de acurrucarse en una esquina y decidir que no harán nada hasta que todo pase. Es decir, dejarán que los efectos del problema se vayan diluyendo hasta que pueda parecer que no ha pasado nada. Desde mi punto de vista, es un pensamiento un poco ilusorio porque los problemas de la vida no se resuelven solos. Hay que hacer algo para resolverlos (alguien tiene que hacer algo, de hecho). 

Sobre esos momentos en que todo parece ir mal

 

imagesEstarás de acuerdo conmigo en que la vida está formada de buenos y malos momentos. De momentos en los  que uno está alegre y de otros momentos en los que tengo ganas de echarlo todo a rodar, de esconderme, de huir… Después de muchos años ayudando a personas he aprendido que aquellas desgracias que nos sobrepasan tienen dos características que has hacen particulares: por un lado son importantes atractores de atención y, por otro, tienen la capacidad de proyectar sombra.

Cuando digo que son potentes atractores de atención me refiero a que la presencia de determinados problemas (mala  salud de un hijo, abandono de mi pareja, quedarse sin trabajo, etc.) tiene la capacidad de focalizar mi atención en ellos y, automáticamente, dejamos de fijarnos en aquellas partes de mi vida que van bien (tengo una buena relación con mi pareja, mis hijos me quieren, tengo una red de amigos razonablemente buena, tengo buena salud…). Nuestra atención otorga un papel protagonista a la desgracia en la película de mi vida. Y un día me levanto por la mañana creyendo que mi vida, mi historia, es el problema.

La primavera la sang altera

primaveraDeia en un article anterior que la llum solar té una sèrie d’efectes psicològics i emocionals en la majoria de les persones a causa dels efectes que té sobre la producció de serotonina i melatonina del nostre organisme, de manera que igual que a la tardor i degut a la disminució d’hores de llum de sol, alguns poden trobar-se més tristos i apagats, l’arribada de la primavera i amb ella, l’augment de les hores de sol, també té els seus efectes en les persones.

Però com passa amb tot, el que per a uns és un avantatge és per a altres un inconvenient i si bé, l’arribada del bon temps és per a la majoria de les persones un augment de la vitalitat, de l’energia, del bon humor i de les ganes de fer coses a l’aire lliure, el que es tradueix en un augment de la socialització, per a altres, es converteix en un problema.

Anar al psicòleg

iralpsicologoLa salut emocional

Per a moltes persones demanar ajuda no és una cosa fàcil ja que es pot interpretar com una mostra de fracàs o debilitat. Si a això li sumem els prejudicis que, malauradament segueixen existint sobre la salut mental, demanar ajuda a un psicòleg es fa encara més complicat, quan, en realitat hauria d’interpretar-se com un acte de maduresa i de cura d’un mateix.

El dol i les seves etapes

 

images0La pèrdua, és a dir, un viure “sense” quelcom important per a nosaltres, s´acompanya d´un dol, que és un estat d´intensa tristesa i que és una reacció completament normal al trencament del vincle.
Hi ha molts tipus de pèrdua i cadascun s´acompanya d´un procés de dol. Les persones perdem ésser estimats (parella, fills, amics, membres de la família…). Fins i tot la pèrdua de mascotes o la pèrdua del treball o de propietats pot causar dol. El dol compren totes les formes de reacció personal a aquestes pèrdues, independentment de la cultura en la que ens trobem (encara que val a dir que cada grup social té les seves mostres de dol particulars).
El dol de cadascú és un procés personal, encara que moltes persones comparteixen el mateix tipus de sentiments.

La importància de l’autoestima

AuDe forma breu, podríem definir l’autoestima com l’estima o la consideració que un té de si mateix.
L’autoestima té dos components: un sentiment de capacitat personal i un sentiment de vàlua personal. Mentre que el primer fa referència a l’habilitat per superar els desafiaments de la vida, ja siguin situacions negatives, ja siguin situacions de creixement personal, el segon fa referència a la idea de si som “mereixedors” de ser feliços.

Com trencar amb els mals habits i substituir-los per altres més positius (II)

 

imagesEls  que em coneixeu ja sabeu que soc una persona pràctica, una persona a qui li agrada aportar solucions reals a problemes que també son reals. Per tant, deixeu-me que un aporti una sèrie de passos que us poden ajudar a desfer-vos dels mals hàbits i, també, per pensar en el procés d´una forma més nova:

 

Escull un substitut per el teu mal hàbit:

El primer que necessitaràs és un pla per avançat sobre com respondràs quan t´enfrontis a l’estrès o l´avorriment que actualment dispara el mal hàbit. Què faràs quan tinguis ganes de fumar?