¡¡¡Felices Fiestas!!!…y un cuento de Navidad.

 

Feliz NavidadAhora que se acerca la Navidad y que suele ser un momento para reflexionar sobre lo vivido y lo no vivido en este último año, no puedo (ni quiero) evitar acordarme de todos vosotros/as y desearos unas Felices Fiestas y que el año que pronto empezará supere con creces al que termina.

Los que me conocéis sabréis la importancia que doy a las historias, así que no perderé la oportunidad de regalaros un cuento de Navidad como muestra de respeto y reconocimiento por lo que aprendo de vosotros cada día.

Ahí os los dejo:

Cuentan que había una vez un zapatero muy pobre, muy pobre, que trabajaba día y noche para sacar adelante su hogar. Su mujer no tenía trabajo y no tenían hijos. Eran tiempos de crisis, así que el zapatero cada vez vendía menos zapatos. Para colmo se acercaba la Navidad y hacía frío, y aquel pobre zapatero se quedó sin dinero para comprar un poco de cuero y seguir trabajando. 

– ‘Este es mi último par de tiras de piel – le dijo apenado a su mujer- Mañana terminaré mi último par de zapatos. Si no los vendo bien, no tendré dinero para comprar más cuero’…

Con el alma bañada en la tristeza, el zapatero se fue a dormir. Pero esa noche ocurrió algo increíble… En cuanto el reloj dio las doce campanadas, dos pequeños duendes (Perseverancia y Generosidad) aparecieron como por arte de magia en la casa del zapatero. Estaban desnudos y tenían frío. Vieron las tiras de piel sobre la mesa, pero en vez de usarlas para abrigarse, comenzaron a coser unos zapatos para el zapatero. Sus manos eran pequeñas y las puntadas muy finas, así que consiguieron terminar los zapatos más perfectos que jamás había hecho nadie. 

Cuando el zapatero se despertó, vio el par de zapatos sobre la mesa. No podía creer lo que veía porque no recordaba haber cosido nunca unos zapatos tan bellos. Llamó a su mujer y le mostró el milagro. Eran los zapatos más perfectos y elegantes que había visto nunca. Nada más ponerlos en el escaparate, entró un hombre y los compró por muy buen precio. Gracias a ese dinero, el zapatero pudo comprar más cuero para hacer más zapatos. Y esa noche, se repitió la historia. Los duendes aparecieron a medianoche y volvieron a coser, en este caso, dos pares de zapatos. 

Y así pasó un día, y otro y otro más. Sus zapatos eran los mejores y el zapatero se hizo muy pronto con una reputación en el valle. Al cabo de poco tiempo, a su tienda acudía cada vez más clientes agradecidos que admiraban su trabajo. 

Pero el zapatero le picaba la curiosidad y quería saber qué pasaba cada noche. Su necesidad de saber le hizo esperar un día escondido tras un sillón. Entonces lo vio todo. A medianoche, como cada noche, aparecieron los duendes Perseverancia y Generosidad, desnudos y muertos de frío. El zapatero les miró con asombro y se entristeció. Al día siguiente, se lo contó a su mujer y entre los dos decidieron preparar ropa y unos zapatos diminutos para ellos. Era Nochebuena. Los dejaron sobre la mesa y se fueron a dormir. 

Los duendecillos aparecieron como cada noche y descubrieron emocionados la zopa y los zapatos. 

– ¿Será para nosotros?- comentó Constancia a su amigo duende.

Generosidad no pudo articular palabra, pero si uno se fijaba en detalle en su rostro, podía ver una lágrima de emoción.

Se pusieron con rapidez la ropa. Se calzaron los zapatos y se alejaron, muy felices y agradecidos, cantando:

 – ‘Por fin…’.

El zapatero y su mujer se alegraron mucho al ver que los duendes se habían llevado su regalo. Nunca volvieron a verles, pero el zapatero continuó trabajando y jamás le faltó un cliente. 

Aún hoy, cuando el zapatero se levanta por la noche, cuando nadie le ve, sigue recordando a aquellos duendes a los que sólo tuvo que mirar para cambiar su vida…Si alguien pudiera verle y se fijara en su cara, quizás se daría cuenta de que una pequeña lágrima de emoción asoma a sus ojos cada noche…”

 

Que la vida os cuide como merecéis y que cuidéis vosotros a vuestra vida como ésta se merece.

Un fuerte abrazo.

jmbertran

jmbertran

Dr. Josep Mª Bertran.
UTIDA Centre Psicològic i Nutricional
Avda. Prat de la Riba nª4, 2n-3ª 43001 Tarragona
Tel: 692559500
Email: utida.psicologia@gmail.com
Web: www.centroutida.com

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.